De mar y montaña

Lo bueno de vivir al ladito de Barcelona es que, en menos de 2 horas te puedes plantar en los Pirineos, cruzar la frontera y plantarte en el Sur de Francia, darte un chapuzón en las maravillosas calas de la Costa Brava o visitar el Delta de l’Ebre o la Seo de Lleida. 😀 .